27 de junio de 2006

Inicio de los Tolomeos en Egipto

LOS COMIENZOS DE LA DINASTÍA DE LOS TOLOMEOS
Prof. Julio López Saco


Ptolomeo Lago, inicia en Egipto una política independentista que motiva una ruptura con Pérdicas, regente del Imperio. La invasión de la satrapía de Siria-Fenicia supone la asunción plena de la tradición política y estratégica de Egipto, en tanto que aquella región era la zona de expansión de los faraones para conformar una barrera frente a las amenazas asiáticas. Tras diversos enfrentamientos, especialmente contra Antígono I y Demetrio Poliorcetes, y algunas anexiones territoriales, en 304 Ptolomeo deja de ser sátrapa y se proclama rey ( basileus ), adjudicándose la soberanía absoluta e iniciando así la monarquía helenística de los Lágidas. La titulatura real comienza como Ptolomeo I Soter, fundando la administración helenística en Egipto y el culto al dios Serapis en Alejandría. En 285 abdica a favor de su hijo Ptolomeo II.
De entre los diferentes Tolomeos se destaca también Ptolomeo VI, el sexto soberano de la dinastía macedónica de Egipto, denominada Lágida, que se mantuvo en el poder desde el 304 a.C. hasta la muerte de César. Tras la regencia de su madre, Cleopatra I, hermana de Seleuco IV, asciende al trono en 175, asociándole al trono a sus hermanos Ptolomeo Physcon y Cleopatra II. Iniciado en campaña militar con Antíoco IV, en la llamada sexta Guerra Siria, su derrota motivó la tutela del monarca seléucida sobre Egipto, si bien una revuelta interna en Alejandría nombró como único rey a Ptolomeo VIII, su hermano pequeño. Esta situación terminó, no obstante, con la reconciliación de los hermanos, bajo la efectiva presencia diplomática de Roma a través de Popilio Laenas. Desde 168 a 163 las dificultades internas entre ambos hermanos en el marco de las revueltas indígenas contra los griegos dominadores, las intrigas cortesanas auspiciadas por eunucos y libertos y las inacabables disensiones en el seno de la familia real, acabarían por poner las bases de la desaparición futura de la dinastía. El imperio acabó dividido entre los dos hermanos: Filometor se quedó con Egipto y Chipre y su hermano con la Cirenaica.