7 de noviembre de 2005

Ensayo. Ruta de la Seda

EL ACERCAMIENTO DE DOS MUNDOS: ORIGEN Y SIGNIFICADO DE LA RUTA DE LA SEDA EN LA ANTIGÜEDAD*


Prof. Dr. Julio López
Escuela de Historia, UCV
yogonbus@hotmail.com



El trabajo minucioso de investigadores pioneros y el empeño de osados aventureros en poner al descubierto la región de Asia central fue una labor que desde el siglo XIX ha ido descartando o matizando algunos tópicos: la ubicación de la zona fuera del marco de las importantes culturas colindantes y su papel de lugar de paso, una tierra de errantes nómadas sin rasgos culturales definidos, asentamientos permanentes ni historia propia. Sin embargo, el rol cultural desempeñado por el territorio centro-asiático fue inequívoco, y hasta podríamos decir, estelar: su geografía le ha conferido la etiqueta de sitio estratégico y de centro receptor y difusor, de cruce de caminos, de auténtico crisol que fusionó corrientes culturales que después progresaron hacia otras regiones. Las ciudades-oasis, de gran relevancia estratégica y caravanera, ejercerán de centros de encuentro y de ulterior partida, de obligados núcleos de reunión y acopio en función del relieve circundante y los temibles desiertos adyacentes. El alto grado de aislamiento y de insularidad geográfica son factores primordiales para entender el papel de la región centro-asiática como zona de un modelo cultural rico al que contribuyeron varias culturas y el paso de tribus nómadas, que hicieron que el territorio jugase el rol de “transmisor civilizador”. Este desempeño comercial y cultural propició las continuadas luchas entre los diferentes reinos por la posesión y control de la región y sus rutas. Durante mucho tiempo, chinos, tibetanos, turcos, árabes y persas rivalizaron por asegurar su presencia y dominio en este ámbito.
A través de una destacable red de caminos, veredas y carreteras, que cruzaban estos lugares, se movilizaban gentes de todo tipo y condición: mercaderes, mercenarios, monjes, especialmente budistas, peregrinos y embajadores. Este conglomerado de vías ha recibido el nombre de Ruta de la Seda, un término acuñado por el noble alemán von Richthofen en el siglo XIX1. Desde esa época, los caminos y lo que implican se han hecho legendarios, puesto que a través de la Sogdiana, el Pamir, la cuenca del Tarim y el Gansu, han sido capaces de ir generando en su largo recorrido intercontinental, centros de cultura donde los intercambios mercantiles y de ideas proliferaban ininterrumpidamente, mientras que, en reciprocidad, los núcleos urbanos propiciaban el crecimiento y consolidación de estas rutas de enlace que acercaban pueblos y civilizaciones distintas.
La seda fue el producto más floreciente de intercambio, aunque no el único. Se trataba de un material refinado2 propio de los miembros de la corte, que atrajo, en función de sus veleidades, a los grupos de patricios romanos, incidiendo en la intensificación de un comercio que también abundaba en otras mercancías consideradas exóticas y suntuosas: ámbar, perlas, esmaltes, lacas, pieles, lapislázuli o cinamomo. Estas relaciones comerciales entre oriente y occidente, que tenían como objeto los intercambios de productos de lujo, responden a un inusitado desarrollo de la capacidad de consumo de los centros de poder, en especial la Roma imperial. En la ciudad eterna la seda llegará a ser un lujo innecesario pero imprescindible en la confección de la indumentaria imperial, que proporcionaba prestigio y destacaba la potestas del soberano. El momento álgido del comercio de seda ocurrió en época de Augusto, durante la Pax Romana, el intervalo temporal de mayor esplendor de la cultura romana. Así pues, parece dar la impresión de que para el imperio romano, y para occidente en particular, las relaciones mercantiles tuviesen la misión de servir de acceso a bienes de prestigio relacionados con el desarrollo de las formas de mando. No debemos olvidar que el comercio a larga distancia es algo aislado y coyuntural, relacionado con las culturas urbanas. La organización básica de este sistema mercantil parece depender de la tradición del don y el regalo por el que, desde China, se distribuirían los productos entre los aristócratas guerreros de las estepas, pasando a sogdianos y habitantes de la Bactriana, que los transmitirían a mercaderes de Palmira o Alejandría a través de los intermediarios partos, siguiendo algunas rutas adyacentes importantes como las de la India del noroeste. Pero además de servir como corredor mercantil, la ruta será, fundamentalmente, un inestimable puente cultural, un medio de intercambio y fusión intelectual, religioso y filosófico. Con los diferentes productos viajarán las ideas, que contactarán con otras doctrinas, modos de pensar y de vivir la fe.
Las primeras fuentes escritas occidentales de la historia de Asia central que arrojan notaciones sobre contactos con estos territorios considerados inhóspitos y exóticos, se remontan a Heródoto, que menciona noticias tomadas de otras fuentes previas minorasiáticas y del Mar Negro, referentes a rutas que alcanzan las altas mesetas del Pamir y a la gran riqueza de la región del valle del río Indo. Algunas de sus coloridas descripciones son relativas a India y otras, más lúgubres, como la que traduce la costumbre de la antropofagia con carne de ancianos, parecen corresponderse con Asia central. Antes de estas reseñas del considerado “padre” de la Historia, la visión del oriente asiático pertenecía por completo a la mentalidad mitológica, con una concepción geográfica que se remontaba, como mínimo, a Homero y Hesíodo. Allende el ámbito mediterráneo, los ignotos territorios orientales estaban poblados de extraños y fantásticos seres, que conformaban un auténtico bestiario de individuos semi-humanos3. Después de Heródoto, la Indika del médico de Cnido, Ctesias y ciertos periplos seudo-históricos, forjaron la imagen tradicional de la India en la literatura de viajes griega. Las conquistas de Alejandro Magno, que con asombrosa rapidez difuminan el imperio persa, pudieron facilitar un relativo mejor conocimiento, desde un punto de vista antropológico y etnográfico, de las regiones centro-asiáticas, donde las influencias helenísticas entrarían en contacto con aquellas indias, especialmente budistas, e iranias zoroástricas4. En una época muy anterior a Alejandro, sólo el viajero y comerciante cario Escílax de Carianda ( siglo VI a. C. ), presumiblemente conoció los territorios más allá de Persépolis como miembro de una expedición persa comandada por Darío I para reconocer el área del Indo antes de lanzarse a su conquista. No será hasta finales del siglo III a.C. cuando con la fundación del imperio chino y su ulterior expansión territorial se nos facilite la presencia de informes escritos sistemáticos que superen las noticias de los paradoxógrafos y complementen los datos arqueológicos disponibles. Este acontecimiento histórico, en específico bajo la dinastía Han, fue un decisivo factor que influyó para que por las grandes rutas terrestres transitaran ambos mundos a través de Asia central. El proceso chino, acompañado por la consolidación del imperio en Roma al otro lado del orbe conocido, hizo rentable en términos económicos y factible en un sentido geográfico, la viabilidad económica de las carreteras terrestres y sus ramificaciones hasta entrado el siglo X, propiciando, además, los contactos culturales y la racionalización de los limitantes y utópicas ideas que la mitología y los tópicos habían establecido.
Pero también en esta época hubo otros importantes centros de poder a lo largo de la gran ruta que no debemos relegar al olvido: varios reinos indogriegos, legado de Alejandro Magno, que se extendían por el valle del río Oxus hacia el norte de India, la dinastía Maurya de Asoka, que ocupó territorios del actual Pakistán y Afganistán, el reino de los partos de Irán, los Yuetzi5 de las fuentes chinas, probablemente escitas, en el corredor del Gansu, y que serían la fuente de los Kushan de Kanishka, y otra serie de pequeños estados independientes, en especial en la cuenca del Tarim, que coincidían con las numerosas comunidades-oasis de la región. Los intereses chinos en el gran área centro-asiática, en los llamados “territorios occidentales”, tanto desde un ángulo militar, en defensa contra los nómadas Xiongnu, como desde una óptica comercial, en especial en busca del jade y los caballos de Fergana, son los factores que galvanizan la consolidación de las rutas terrestres. Las grandes vías fundamentales de la Ruta estaban trazadas en época Qin, pero era necesario un momento histórico adecuado para ponerlas en funcionamiento. La estabilidad política y el desarrollo económico, que permitieron una mentalidad aperturista entre los chinos, absortos tradicionalmente en conservar su legado civilizatorio en el seno de un idealizado mundo cerrado, que se evidencia con los gobernantes Han, hacen viable el uso continuado de esas rutas. La presencia de los nómadas esteparios Xiongnu, al norte de la Gran Muralla, que desestabilizaban las zonas comerciales e impedían el normal desarrollo del intercambio de productos, fue el indicador para que el emperador Wendi, que reinó en el siglo II a.C., intentase comprar la paz de las fronteras con la entrega de cereales y seda a los hunos y solicitase ayuda a otros reinos mediante el envío de embajadas hacia occidente. La cantidad de la preciada seda que los bárbaros acabarían manejando fue tan voluminosa que las piezas sobrantes serían vendidas en las regiones del Asia occidental. De este modo, la valía del tributo en seda acabaría siendo esencial en el funcionamiento de las vías de intercambio. No obstante, fue el gran emperador Wu-ti ( 140-87 a.C. ), el que propició un giro de ciento ochenta grados al pasar de una política defensiva a otra mucho más ofensiva a través de una serie de medidas de política exterior que facilitaban un proceso de expansión territorial que respondía, a su vez, a imperiosas necesidades internas: el mantenimiento y la continuidad del control sobre las confederaciones nómadas, relativamente frenadas por la Gran Muralla. La expansión china hacia occidente a partir de los siglos II y I a.C. puso en directa relación a la corte imperial con la cuenca del Tarim y sus ricos valles de llanura de loess arcilloso, muy ventajoso para la agricultura, y con sus ciudades-oasis, verdaderos núcleos cosmopolitas donde habitaban agricultores sedentarios y comerciantes, que terminaron por convertirse, en función de su posición estratégica, en lugares de encuentro y confluencia de pueblos e ideas6. Las ricas explotaciones de jade, mineral apreciado en China por sus bondades estético-religiosas, y los famosos ejemplares equinos de la región, fueron un factor económico atrayente para los grandes gobernantes, pero también las virtudes civilizadoras de la zona, derivadas de su carácter de transmisor cultural, empezaron a ser consideradas como valiosas.
La embajada diplomática de Zhang Qian al Asia central en 139 a.C. con la finalidad de conseguir aliados firmes y de confianza contra los belicosos Xiongnu, puso a los chinos en contacto con regiones ricas y prósperas como Sogdiana, Bactriana, Fergana y Persia ( Ngan Si ), e incluso Asia menor ( Diaozhe ), fuertemente helenizadas y con influencias culturales iranias. La misión de Qian despertó el deseo chino por esos productos y propició las expediciones militares y diplomáticas para mantener relaciones teóricamente amistosas, pero, sobre todo, para ubicar bajo su dominio directo la cuenca del Tarim a través de guarniciones y protectorados militares, como la muy conocida de Yang Guang. La expansión así consentida intentaba fortalecer el poder central imperial y su prestigio, además de aumentar las expectativas económicas chinas. La toma de contacto con estas regiones occidentales, hoy en el límite de la provincia autónoma de Sinkiang, provoca la llegada de los influjos religioso-filosóficos nestorianos, zoroástricos y fundamentalmente budistas a China. Esta nueva amplitud territorial, bajo dominio militar y administrativo, abrió el campo a la colonización y a esos nuevos componentes culturales poco o nada conocidos, amen de significar un desahogo de las presiones sociales del momento. Gracias a ella el budismo chocará con el popular taoísmo y con un confucianismo que se había adaptado a las necesidades de un Estado fuertemente burocratizado. No fue sino hasta fines del siglo I, con las campañas del general Pan Chao, que se sometió a vasallaje a todas estas regiones a través de guarniciones, colonias agrícolas y comisarios imperiales Han: Khotan y Kashgar cayeron en el año 74 y Yarkand hacia 887. La instalación de guarniciones y el control de las rutas mercantiles favorecieron a los mercaderes e impulsaron la creación de grandes mercados en las ciudades fronterizas. En el seno de la política interna de Wu-ti ciertas medidas imperiales ayudaron notablemente a asegurar la ruta y a consolidar el comercio transcontinental, como la obligación de los comerciantes a integrarse en la administración, con lo que actuaban en nombre de la corte imperial, y la institución del papel moneda8, herramienta ahora esencial en los intercambios.
La Ruta de la Seda abría, por consiguiente, las puertas para que los comerciantes chinos llegaran a la región de los oasis, uniendo así el valle del río Amarillo con el Mediterráneo oriental, pasando por el Gansu, las ciudades-oasis del Sinkiang, Pamir, Transoxiana, Irán, Irak y Siria, conformándose India como el punto medio del camino. No obstante, no fue hasta fines del siglo I cuando los chinos tomaron verdadera conciencia de la actividad comercial romana con los partos, auténticos intermediarios casi monopolistas, junto a los sasánidas, del comercio a larga distancia, que serían los introductores de la codiciada seda en las manos de las familias nobles romanas. El frustrado viaje de un personaje llamado Gan Ying hasta las mismas puertas del imperio romano encaja en estas nuevas perspectivas chinas. El momento en que más floreció el comercio fue, sin duda, cuando se establecieron relaciones diplomáticas y cuando los romanos empezaron a apreciar la seda y otros lujos orientales9. Aun para el primer siglo de nuestra era la seda era difícil de encontrar en Roma, y sólo los más ricos podían comprar algunas tiras para coserlas a sus túnicas de algodón o lino en lugares preferentes. De hecho, pues, podemos asumir que la gran ruta, en términos mercantiles y cultura fue, durante un tiempo, el verdadero centro del mundo. Paradójicamente, la dispersión traerá consigo uno de los gérmenes de la decadencia Han, que tan fructífera será para que el budismo comience su período de popularización: la creación de grandes y ricas familias, muchas de ellas de mercaderes, que acabarán concentrando las tierras y generando grandes tensiones entre los campesinos, como la famosa insurrección, de tintes taoístas, conocida como los Turbantes Amarillos, desarrollada en Shandong y Henan en 184. El establecimiento de un comercio regular fue posible, de este modo, gracias a la consolidación de cuatro grandes civilizaciones a fines del siglo I, sólidas, prósperas y militarmente poderosas, que confluyen en sus intereses en una región céntrica y difusora, el Asia central: en occidente, el imperio romano, en extremo oriente, el imperio chino Han, en Asia central el reino Kushan, y entre todos ellos, los partos como especializados mediadores. Los chinos conocían más del imperio romano de lo que pudiera parecer. En época Han el imperio que lideraba Roma era conocido en las fuentes como Da Qin o “gran China”, y se sabía de la existencia de varias ciudades del oriente romano, como Antioquía ( Hien Tu ) y Alejandría ( Ngan Tu ). Por su parte, en 166 Marco Aurelio, o Andoun para los chinos, envió una embajada para establecer relaciones comerciales directas sin la mediación persa, pero la distancia y ciertas dificultades intrínsecas a la tarea impidieron la normalización de los acuerdos.
El itinerario de las vías que conforman la Ruta de la Seda, cuyo conocimiento más o menos preciso debemos a los datos de Ptolomeo y a las narraciones de los grandes peregrinos chinos budistas Faxian y Xuanzang, unía, tras recorrer más de siete mil kilómetros superando obstáculos geográficos muy notables, Roma, Alejandría y Antioquia con Chang-an. A través de desiertos, mesetas, estepas y altas montañas, la ruta constituía un viaje de dimensiones ciclópeas para cualquier aventurero. El centro neurálgico, punto de encuentro y encrucijada de las diferentes mercancías e ideas era Asia central, el crisol civilizador desde donde se difundirían unas y otras hacia el oriente chino, por un lado, y el occidente helenístico e iranio, por el otro. Después de atravesar la “puerta de jade” o Ru Men Guan, la ruta norte ( bei dao ), discurría, bordeando el temible desierto de Taklamakan y pegada al Tienshan, desde Hami, el antiguo Turquestán chino, a través de Turfan, Karashar, Kucha, Aksu, hasta Kashgar, y la meridional ( nan dao ), seguía por Dunhuang, Miran, Niya, Khotan, Yarkand, uniéndose a la vía septentrional en Kashgar, verdadero cuartel general y centro de acopio. Desde este punto continuaba a Kokand, Tashkent, la mítica Samarcanda y Bujara, y de aquí a Merv, atravesando Persia, con paradas en Ecbatana y Ctesifonte, hasta llegar a la costa mediterránea10. Desde Yarkand salía una vía secundaria hacia India a través del Karakorum con destino a Bombay, y otra que, desde Peshawar y Amritsar, continuaba hacia Agra y Benarés hasta finalizar en Calcuta. En paralelo, existía un camino muy septentrional, conocido como Ruta de las Estepas, que desde Mongolia exterior e interior comunicaba los centros siberianos con la cuenca del Baikal, y a través del paso de Dzungaria llegaría a los Urales y la estepa meridional rusa. Este itinerario fue, primordialmente usado por los grupos bárbaros, hunos o avaros, en sus desplazamientos al oeste.
Prácticamente todos estos grandes núcleos mercantiles eran eminentes centros religiosos budistas, si bien también proliferaban iglesias nestorianas y cenáculos zoroástricos, e intensos focos de intercambio comercial de caravanas de caballos o camellos, así como singulares babeles de lenguas y grupos étnicos. En estrecha relación con el significado mercantilista de la Ruta de la Seda hubo, por consiguiente, un apasionante tráfico cultural, y religioso en particular, durante varios siglos, que condujo a monjes en peregrinación, muchos de ellos con relicarios portátiles con la figura del buda sedente, tanto cristianos y mazdeístas, como maniqueos y, por supuesto, budistas, a una búsqueda de nuevas experiencias, textos, reliquias de sus dioses o santos y maestros de las escrituras. Estos viajeros fueron propiciando la elevación de monasterios y templos por el camino, la mayoría de ellos santuarios en grutas y decorados con pinturas o esculturas, como los muy renombrados casos de Bamiyán o Mogao, que se convertirían en auténticos centros del saber y de aprendizaje11. El budismo en específico impuso fuertes lazos espirituales e intercambios filosófico-religiosos entre India, Asia central, China y Japón, acercando de este modo varios contextos histórico-culturales y geográficos distintos. En todos los casos Persia y la región centro-asiática jugaron un decisivo papel en la mezcolanza religiosa, cuyos fundamentos acabarían conquistando y hasta colonizando grandes territorios de Asia oriental y del sudeste.
La interrupción de la gran ruta con la consolidación otomana y la apertura de canales marítimos alternativos condicionaron las normas que regían las antiguas transacciones mercantiles y provocaron la definitiva decadencia de los itinerarios terrestres. Sólo un moderno interés historiográfico por redescubrir las interioridades de la mítica vía y por conocer las viejas leyendas tejidas a su alrededor, ha dado pie a la recuperación del atractivo histórico de la región por mediación de expediciones arqueológicas, sesudos estudios y monografías diversas. El acercamiento que hemos propuesto, en función de estos parámetros historiográficos, desea servir de camino para la comprensión sin trabas ideológicas de algunos de los territorios y culturas más relevantes y atractivas de la historia de las civilizaciones de la humanidad, amenazados desde hace décadas por la intolerancia y la violencia de las que el ser humano, en fatídicas y lamentables ocasiones, hace gala.


*ponencia presentada en las V JORNADAS NACIONALES DE INVESTIGACIÓN HUMANÍSTICA Y EDUCATIVA, celebradas, conjuntamente en la UCV y UCAB, entre el 1 y 3 de diciembre de 2004. Publicado en la Revista Altagracia de la Biblioteca Nacional de Caracas.

NOTAS

1 La Ruta de la Seda ha recibido también el sobrenombre de Ruta de los Sutras porque el budismo ha sido, a lo largo del primer milenio, la corriente cultural más destacada que ha avanzado por los senderos terrestres, influyendo la mentalidad de los pobladores centro-asiáticos y del Lejano Oriente.
2 Su belleza, un alto grado de exotismo, unido a su extraño, poco conocido origen y su misterioso y mítico sistema de elaboración, así como la facilidad de transporte y su empleo como factor de exhibición y refinamiento, hizo de la seda el prototipo estelar de los intercambios comerciales por las grandes rutas. Véase acerca de las propiedades del producto, Elvira, M.A., / Plácido, D., / García-Ormaechea, C., La ruta de la seda, edit. Hist. 16, Madrid, 1996, p. 19 y ss.
3 Cf. por ejemplo, Estrab., Geogr., XV, 1 y ss. Sobre la estereotípica imagen del mundo y la presencia liminal de seres extraordinarios es útil la obra de Gómez Espelosín, F.J., El descubrimiento del mundo. Geografía y viajeros en la antigua Grecia, edit. Akal, Madrid, 2000, pp. 7, 18, 164-165, 186, 206 y ss.
4 Un ejemplo bien conocido de los efectos de estos encuentros culturales es el arte greco-búdico de Gandhara, estilísticamente heleno y temáticamente budista. En este marco referencial debemos incluir a Flavio Arriano, autor de insignes obras históricas entre las que sobresale la Anabasis Alexandri, para la cual se documentó a partir de las informaciones de Aristóbulo y Ptolomeo, dos de los compañeros de aventuras de Alejandro el Grande.
5 Los pueblos nómadas denominados Yuetzi, que provenían de las zonas de pastizales del occidente chino, acaban instalándose, bajo la presión de los Xiongnu, en la Bactriana, donde ya moraban desde el siglo I a.C. los escitas Saces o Saka tras su victoria sobre los partos. La historia antigua de los Kushan la conocemos a través del Hou-Han-shu, “Anales de la dinastía Han tardía”, que los presenta como fervientes budistas, y de la Geografía de Estrabón ( XI, 8, 4 ) y la de Ptolomeo ( VI, 2, 6 ).
6 Las comunidades-oasis, que enlazaban el Gansu occidental con la cuenca del Sir Daria y Amu Daria, por ambos lados del desierto de Taklamakan, y hacia el Parir en dirección este, reunían tanto poblaciones indoeuropeas, sogdianos, kucheanos y khotanos, como altaicas, hunos, turcos y figures, así como sino-tibetanas. Estos núcleos urbanos fueron pioneros en ver florecer fuera de India las primeras comunidades budistas financiadas por ricos mercaderes laicos.
7 En referencia a la expansión China hacia el oeste y la historia antigua de Asia central, son imprescindibles Puri, B. N., Buddhism in Central Asia, Motilal Barnasidass, Nueva Delhi, 2000, especialmente, p. 72 y ss., y Lattimore, O., Inner Asian Frontiers of China, Nueva Cork, 1951, p. 90 y ss.
8 Véase Muñoz Goulin, J., La Ruta de la Seda, Acento edit., Madrid, 2002, p. 27 y ss.
9 Es innegable, a tenor de los vestigios arqueológicos descubiertos y las noticias en las fuentes escritas, que en Asia central ha habido rutas comerciales desde antiguo, en tanto que como lugar de paso siempre existieron compradores y vendedores. Además de la aparición de seda china en Bactriana en fechas muy anteriores a las que se han manejado al hablar de la Ruta de la Seda ( 1500 a.C. ), Zhang Qian, en su famoso periplo, encontró bambú chino, que había llegado bastante antes que él a través de Tíbet o India.
10 Acerca de la detallada geografía de las rutas y vestigios arqueológicos del budismo en Asia central, debe revisarse Banerjee, P., “The Spread of Indian Art and Culture to Central Asia and China”, Indian Horizons, vol. 43, nº 1-2, 1994, pp. 1-11, en especial, p. 3; Boulnois, L., La Ruta de la Seda, edit. Aymá, Barcelona, 1964, p. 105 y ss., y Whitfield, S., La vida en la Ruta de la Seda, edit. Paidós-Orígenes, Barcelona, 2000, pp. 40-41, que hace una descripción pormenorizada de los itinerarios de la ruta.
11 La mayoría de los recintos monásticos y santuarios, así como los ornamentos de los mismos eran financiados por mercaderes laicos ricos que buscaban con su acción ganar mérito para futuras buenas reencarnaciones. En China, los grandes monasterios, como el del monte Wu-tai, se convirtieron en pequeños estados casi autónomos y en lugares de recogida de indigentes, bandoleros o campesinos que se querían librar de las fuerte corveas estatales. Muchos funcionaron como hospicios y hospitales.

BIBLIOGRAFÍA


- BANERJEE, P. ( 1994 ). “The Spread of Indian Art and Culture to Central Asia and China”, Indian Horizons, vol. 43, nº 1-2, 1994, pp. 1-11

- BOULNOIS, L. ( 1964 ). La Ruta de la Seda. Barcelona: Ayma.

- DRÉGE, J.P. ( 1989 ). La Ruta de la Seda. Pueblos, paisajes y leyendas. Madrid: Crítica.

- ELVIRA, M.A. / PLÁCIDO, D. / GARCÍA-ORMAECHEA, C. ( 1996 ). La Ruta de la Seda. Madrid: Historia 16.

- FOLTZ, R.C. ( 1999 ). Religions of the Silk Road. Nueva York: St. Martin’s Press.

- FRANCK, I.M. / BROWNSTONE, D.M. ( 1986 ). The Silk Road: A History Nueva York / Oxford: Facts of File.

- FRYE, R. ( 1996 ). The Heritage of Central Asia. Princeton: Markus Wiener.

- LATTIMORE, O. ( 1951 ). Inner Asian Frontiers of China. Nueva York: St. Martin’s Press.

- MAZAHERI, A. ( 1983 ). La route de la soie. París: Gallimard.

- MUÑOZ GOULIN, J. ( 2002 ). La Ruta de la Seda. Madrid: Acento.

- PURI, B.N. ( 2000 ). Buddhism in Central Asia. Nueva Delhi: Motilal Barnasidass Publishers.

- WHITFIELD, S. ( 2000 ). La vida en la Ruta de la Seda. Barcelona: Paidós-Orígenes.