3 de julio de 2009

Iconografía y mitología del Dragón Chino III




La preponderancia actual del dragón chino reside en su presencia como uno de los animales en el zodiaco chino, en su destacado rol cósmico y emblemático, a través del cual es considerado como uno de los cuatro guardianes celestiales y de los confines del territorio, al lado del fénix rojo, el tigre blanco y la tortuga y sierpe negras, y en su empleo habitual en festivales y bailes conmemorativos, como el que se lleva a cabo con motivo de la celebración del año nuevo chino, en donde se incluyen varias danzas con muñecos o con personas ataviadas en un dragón de tamaño real, quienes hacen movimientos coreografiados acompañados de música. En algunas costumbres populares el dragón ha mantenido una presencia estimable. Es el caso de la danza del dragón y de la carrera de botes del dragón. La primera se lleva a cabo en el Festival de Primavera y en el Festival de las Linternas (el 15 de enero del calendario lunar), cuando la gente elabora una enorme figura con bambú y papel para propiciar el buen tiempo y las buenas cosechas, además de servir como espectáculo lúdico y de entretenimiento. El segundo, se realiza en el Festival Duanwu, el día 5 de mayo del calendario lunar, en ríos o lagos del sur de China. En botes en forma de dragón, se celebran carreras entre aldeas vecinas o entre equipos de diferentes condados y hasta de provincias distintas. Además, en las artes marciales también ejerce una relevante acción estilística, pues sus movimientos sirven para describir una serie de técnicas basadas en la agilidad y la astucia.
En la actualidad, muchas versiones de mitos de dragones se han transmitido oralmente entre diversos grupos étnicos: entre los Miao del suroeste de China, se cree que un dragón divino creó los seres humanos; entre los Bai, un dragón dio nacimiento a una pareja que conformaría los ancestros de la humanidad. Además, muchas historias de dragones han colmado el folclore y las leyendas populares. En regiones del noroeste y centro de China, entre las gentes del grupo mayoritario Han, es muy popular la historia del viejo Li de cola corta, un dios dragón que tenía un cola minúscula porque su padre, en un ataque de furia se la cortó cuando era un bebé. En definitiva, la influencia del dragón ha quedado profundamente enraizada en varias facetas de la cultura y la sociedad chinas, tanto en la tradición literaria como en la oral. Muchas personas en la China de hoy, siguen rezándole al dragón, en diversos rituales, para que propicie la lluvia en los períodos de sequía. Hoy en día, la gente común se identifica como descendiente de dragones míticos, hecho que supone considerar la mitología como un referente ejemplar del pasado y la aceptación de la presencia de esta criatura en el imaginario como un poderoso símbolo de identidad cultural y étnica en el seno de la contemporaneidad china.
Mostramos otras tres imágenes vinculadas con los dragones chinos. La primera corresponde a una túnica con motivos de dragones, del siglo XVII; la segunda muestra a una carpa que se ha transformado en dragón, también datada en el siglo XVII, en época dinástica Ming. Hoy se encuentra en el Museo de Arte de Phoenix, Estados Unidos; y la tercera muestra una moneda kang xi, con motivo del dragón y el fénix. También se fecha en el siglo XVII.
Prof. Dr. Julio López Saco