11 de junio de 2010

La antigüedad persa I: asentamiento de medos y persas

La antigüedad persa
Prof. Dr. Julio López Saco
Abstract

Thanks to Mesopotamian sources we know that Medes were located south of Lake Zerihor and southeast of Lake Urmia, from the middle of the ninth century BC. The Medes appear in the sources in time of the Assyrian Shalmaneser III in 836-835 BC. The Persian ones would settle themselves in groups subdivided in different regions, though the established ones in Anshan re-baptized as Parsuash, would be those who would take the weight of the Persian history.

Auszug

Dank Mesopotamian Quellen wissen wir, dass Medes südwärts Sees Zerihor und alsüdosten Sees Urmia von der Mitte des neunten Jahrhunderts v. Chr. gelegt wurde, erscheint Der Medes in den Quellen rechtzeitig des assyrischen Shalmaneser III in 836-835 v. Chr. Die von Persischen Golf würden sich in in verschiedenen Gebieten unterteilten Gruppen, obwohl die bestehenden in Anshan gewiedertauft als Parsuash niederlassen, würden diejenigen sein, die das Gewicht der Geschichte von Persischen Golf nehmen würden.
A la llegada de los iranios occidentales sólo algunos oasis presentan población permanente dedicada a la agricultura. En las zonas colindantes con los montes Zagros había mayor densidad poblacional, con grupos culturalmente más avanzados. Se destacan los maneos, organizados en ciudades-estado. Gracias a fuentes mesopotámicas sabemos que los medos se ubicaban al sur del lago Zerihor y sureste del lago Urmia, a partir de mediado el siglo IX a.n.e. Los medos aparecen en las fuentes en época del asirio Salmanasar III hacia 836-835 a.n.e., y Parsua un poco antes, en torno a 843 a.n.e., lo que indica que el camino de persas no fue el mismo de los medos. En cualquier caso, ya se constatan los términos Mada (parte central del Zagros) y Parsua (Kurdistán persa). Esta última no debe confundirse con la Parsuash o Parsumash de los textos acadios, localizada en los límites de Elam. Se podría identificar con Persis, denominación griega de Parsa (Fars actual), donde surgiría la dinastía Aqueménida. Tenemos tres regiones con denominación parecida, lo que dificulta la localización de los persas: el Kurdistán persa (los textos mesopotámicos sitúan aquí Parsua entre los siglos IX y VIII a.n.e.); los Zagros, hacia el Elam, pero no en Anshan, y; Parsuash-Persis (desde el siglo VII a.n.e., momento en que los reyes elamitas ya no emplean el título de reyes de Anshan). Esto puede sugerir que la llegada de los persas a Irán occidental se produjo en grupos fragmentados, penetrando desde diversos lugares: el Cáucaso y el Turquestán. Los persas se asentarían en grupos subdivididos en regiones distintas, aunque los establecidos en Anshan, rebautizado como Parsuash, serían los que llevarían el peso de la historia persa. Otro grupo de iranios occidentales se asienta en torno a las Puertas Caspias, los partos, que serán los partícipes del resurgimiento de la cultura irania tras el fin aqueménida y el paréntesis seléucida.
Antes de instaurarse la monarquía, las tribus medas habitaban en aldeas fortificadas, independientes entre sí, si bien compartiendo vínculos étnico-culturales. Su unificación bajo un caudillo (Deioces) se produce por la presión militar asiria y de reinos como Urartu y Man. Esta monarquía era, al principio, electiva, lo que encaja con un tipo de organización confederal del estado. Se produce el paso, entonces, de un régimen tribal a otro monárquico entre los siglos VIII y VII a.n.e. El núcleo central de la confederación meda se ubicó en Ecbatana, lugar del palacio real. La presencia cimeria y escita, que llegaron a controlar el reino, frenó la estatalización de Media, luego recuperada por Fraortes. Fraortes debió ser, en realidad, el verdadero artífice del estado medo, logrando la anexión de todos los medos, incorporando a los persas y dominando a Urartu. A su muerte, los escitas invaden el territorio y controlan la zona por casi treinta años. Será con Ciaxares, a fines del siglo VI a.n.e. cuando se reemprenda la expansión, ahora convertida en conquista sistemática, lo que incluirá la otrora poderosa asiria (los medos invaden Asiria en 614 a.n.e. y al lado del babilonio Nabopolasar saquean Nínive dos años después). La expansión se sigue hacia Anatolia, donde Ciaxares se topa con los lidios, que conformaban un rico reino comercial, y con los que mantuvo una serie de acuerdos. A Ciaxares lo sucede Astiages (584-550 a.n.e.) y con él termina el reino medo independiente que, desde ese instante, entra en la historia persa.