22 de abril de 2013

Primeras formaciones históricas en Camboya (I): Funan

Monumento conmemorativo con los símbolos de la Trimurti hinduista. A la izquierda, se muestra el rosario, con el jarro del agua y la flor de loto, referencias de Brahma; en el centro vemos el tridente, símbolo de Shiva, y a la derecha, la concha, el bastón y el disco con radios, que son emblemas que simbolizan a Visnú. Estilo Prei Kmeng (635-700). Museo Guimet, París.


Según las fuentes chinas (Historia de los Chin e Historia de los Liang), el primer reino de relevancia se desarrolló en el siglo I de nuestra era. Se extendía por el golfo de Siam y abarcaba todo el sur de Camboya, ocupando sectores de la península de Malasia y Myammar. Su nombre: Funan, término procedente del antiguo khmer bnam o montaña (el actual Phnom). La composición étnica del reino estaba formada por dos grupos principales, los paleoindonesios que se sobrepusieron a melanesios y australoides, y los mon-khmer. Este cosmopolita reino, habitado por población de ascendencia indonesia, estuvo ligado al mar, aunque consagrado a una agricultura en zonas pantanosas, y muy abierto a influencias externas a través del comercio, especialmente con India, ya desde el siglo III a.n.E.
La influencia india fue, de hecho, esencial en la civilización khmer. Si bien los comerciantes indios pudieron crear algunos núcleos urbanos y redes de intercambios, favoreciendo con ello la circulación de tradiciones rituales y otras costumbres indias, la verdadera penetración fue debida a los brahmanes, la casta de sacerdotes controladores de los sacrificios védicos. La mayoría de los contingentes brahmanes pudieron llegar desde el sur de India, del reino marinero de los Pallava, y desde su capital Mahaballipuram, pero también del norte y centro del subcontinente, de los Gupta y desde el reino de los Pala. Así pues, la cultura hindú se fusionó con varios elementos locales, fusionando el culto de la montaña con la sacralización hinduista del Himalaya, sede del gran dios Shiva. La difusión del culto a este dios, unido al concepto del chakravartin o soberano del mundo, propiciaron la consecuente divinización de los monarcas.
Una vez más, gracias a las crónicas chinas conocemos los gobernantes de Funan. La versión china de una inscripción sánscrita del 658, hallada en Mi-son, reino de Champa, hoy en Vietnam, ubica los míticos antecedentes del reino: alguien llamado Kaundinya, procedente de India, se casa con Soma, princesa local de los naga, unos seres míticos en forma de sierpe a los que se remontan muchas dinastías indias. El padre de la novia ofrece a los esposos, como presente, un seco y muy extenso territorio. El primer gobernante histórico fue Fan Shi man, que reinó en la primera mitad del siglo III, pero uno de los principales fue un segundo Kaundinya, llamado Jayavarman, quien gobernó entre fines del siglo V y comienzos del VI.
Estas crónicas chinas describen a los funan como negroides que moran en palafitos, poseen barcos, cabalgan elefantes y crean una serie de imágenes de seres celestiales. Su capital era Vyadhapura, aunque su puerto principal, Oc-éo, fue el principal centro comercial (hoy en Rach Gia, Vietnam), del que se sabe mantuvo contactos con Roma.
En 514, un hijo de Kaundinya Jayavarman con una concubina, llamado Rudravarman, sube al trono y ubica la capital del reino en Angkor Borei. Él será el último dinasta Funan. A su desaparición, el reino se fragmentó y un grupo khmer, vasallo de Funan con toda probabilidad, fundará un principado autónomo al norte del lago Tonlé Sap, en el corazón de la actual Camboya.

Prof. Dr. Julio López Saco
Doctorado en Historia, UCV