1 de marzo de 2013

La religión en el Egipto antiguo V: la Baja Época


IMÁGENES: ARRIBA, UN RELIEVE DEL SANTUARIO DE JONSU CON RAMESES III EN ACTITUD DE OFRENDAR, KARNAK; ABAJO, UN FRAGMENTO DE UNA ESTATUA DE AMÓN EN KARNAK.


La religión egipcia de este momento histórico se caracteriza por un cisma entre las esferas religiosas oficiales y las populares. La religión oficial se encierra cada vez más en un formalismo ritualista con un marcado énfasis en el secretismo, en tanto que la religiosidad popular se desentiende de los dioses oficiales y del clero para buscar refugio, individual e íntimo, en diversas fórmulas religiosas que les pudieran consolar ante las penalidades de la vida diaria. Esta actitud condujo al crecimiento de las actividades propias de la magia. Es en esta época cuando se generalizan semidioses y genios como Bes o Tueris, protectores de la maternidad y la infancia, así como las técnicas de momificación. En Alejandría, por su parte, se empezó a favorecer el culto de una divinidad mixta muy famosa, Serapis, una forma de Osiris-Apis bajo apariencia griega.
Los Tolomeos de la dinastía macedónica lágida controlaron el clero egipcio que, no obstante, mantenía algunos de sus privilegios, a través de sínodos anuales. En ellos manipulaban la religión y a sus representantes. Lo que ocurría en cada sínodo se ponía por escrito en forma de decretos en estelas pétreas que se colocaban en los principales templos. Se trata de los decretos trilingües tolemaicos, que se escribían en jeroglífico, demótico y griego.

Prof. Dr. Julio López Saco
UCV-UCAB, Caracas

1 comentario:

dark princess dijo...

Te he dado un premio en esta entrada.
http://ddarkprincesss.blogspot.com.es/2013/03/dia-de-premios.html
Te mando el mensaje para informarte, y por si te interesa seguir con el enlace de blogs.