20 de octubre de 2010

Mitología de los aborígenes americanos (I): canto nocturno navajo


La primera imagen corresponde a una pintura seca del Canto Nocturno o Yébichai, (ceremonia curativa navaja en la que se hace sudar al paciente enfermo dentro de una cabaña de sudar o en un habitáculo calentado previamente con fuego, cubriéndolo con mantas). Simboliza troncos cruzados que giran alrededor de un lago mítico. Sobre ellos se posan deidades masculinas (las oscuras), y femeninas (las claras), que cantan. Las canciones hablan de plantas que dan vida, entre las cuales de destacan las judías, la calabaza, el maíz y el tabaco, que aquí se representan creciendo del mismo lago. De las cuatro figuras del margen, la de blanco hacia el este es Haschelti o Dios Parlante, con su bolsa de ardilla con harina sacra. En el lado opuesto está Haschogan, Dios del Hogar. Los otros dos son Ganaskidi o Jorobados, dioses de los cultivos, con semillas del campo a la espalda. Alrededor del conjunto se encuentra la personificación del Arco Iris.
La segunda imagen se refiere a otra pintura seca para el Canto Nocturno. Las figuras claras son deidades femeninas. En el centro vemos un tallo de maíz, símbolo dador de vida, y rodeando parcialmente el conjunto, la personificación del Arco Iris, dadora de luz, un personaje femenino también.
Prof. Dr. Julio López Saco
Escuela de Historia UCV
Maestría de Historia de las Américas, UCAB