15 de enero de 2013

Apuntes simbólicos de la orgía dionisíaca



La orgía es danza, música, alucinación, juego, estado contemplativo y transfiguración artística; por lo tanto, control de una emoción desbordada. Como consecuencia última y transfigurada de su agudo desenfreno, se produce una ruptura contemplativa, visionaria, artística, una suerte de separación de índole cognoscitiva. Estar fuera de sí, salir, estar en éxtasis, libera un excedente de conocimiento. El éxtasis es el instrumento de la liberación cognoscitiva, no el objetivo final de la orgía dionisíaca. Ésta comporta una liberación de los vínculos que atan al individuo empírico; es una quiebra de las condiciones de su existencia cotidiana, un estado nuevo de manía, de locura. El resultado de esta manía es una verdadera visión. Es por eso que la característica esencial de la orgía dionisíaca es el surgimiento de un estado alucinatorio. Del estado orgiástico nace, en consecuencia, una capacidad de adivinación. En resumidas cuentas, la orgía implica un instinto estético, es una liberación cognoscitiva y provoca una ruptura de la individualidad.

Prof. Dr. Julio López Saco
Doctorado en Ciencias Sociales. UCV