6 de enero de 2013

Arte y religión en la antigüedad India VII: los ghats de la sagrada ciudad de Varanasi


Varanasi (Benarés), en Uttar Pradesh, es una de las más antiguas ciudades del mundo hoy todavía habitadas. Su nombre deriva de dos riachuelos, el Varuna, al norte, y el Assi al sur[1]. Sin embargo, la urbe se única en la margen norte del sagrado río Ganges. Los ghats de la rivera del río significan para muchos el destino final de la vida mortal. Es aquí donde el drama de la vida y la muerte se representa cada día, cuando el devoto se baña en las sacras aguas del río y reza por una mejor reencarnación, cuando los sacerdotes, sadhus y residentes comunes representan el ciclo sin fin de los rituales diarios, y cuando los fallecidos son traídos para sus ritos finales en la creencia de que serán liberados del ciclo de renacimientos y alcanzarán Nirvana.
Los ghats ocupan unos seis kilómetros a lo largo de la bancada occidental del río, formando un semicírculo desde Assi Ghat hasta Adi Keshava Ghat. Varanasi es considerada la morada de Shiva en la tierra, cuya presencia que todo lo invade se manifiesta a través de su emblema, el lingam o símbolo fálico, en numerosos pequeños santuarios a lo largo de los ghats, pero sobre todo en el templo Vishwanah. Construido hacia el siglo XI, fue destruido un siglo más tarde, cuando las mezquitas reemplazaron a muchos santuarios[2]. Se reconstruyó en el siglo XVI y su lingam fue ubicado en Gyan Vapi. La presente estructura, ordenada por la reina Ahilya Bai, data del último cuarto del siglo XVIII y cuenta con un techo dorado. El Ghat Dasashwamedha, lugar del sacrificio de los diez caballos, es, probablemente, el lugar más sacro de Varanasi. Fue donde Brahma preguntó por el sacrificio que debía hacer el rey de Kashi. En los ghats Chauki y Narad fue donde el propio Buda meditó; en los denominados Harishchandra y Manikarna es donde se crema a los fallecidos; el ghat Tulsi se llama así en honor del santo y poeta Tulsidas, autor de la traducción del Ramayana del sánscrito al hindi, mientras que el Anandamayi, y el ashram a pocos metros, se denominan así a partir del santo bengalí del siglo XX Anandamayi Ma.
Varanasi es, al tiempo, el principal centro de aprendizaje del sánscrito de todo el norte de India. Desde tiempos pretéritos, santos y sabios han residido aquí, enseñando los Vedas y los significados más profundos de la práctica del yoga. Desde antiguo, muchos estudiantes se han trasladado hasta aquí para estudiar en la Universidad hindú de Banaras, una de las más antiguas y prestigiosas del país, así como una de las más renombradas en relación al estudio de viejos manuscritos.

Prof. Dr. Julio López Saco
UCV-UCAB, Caracas, enero 2013


[1] Es conocida como Banaras, una corrupción del nombre original. No obstante, también es llamada Kashi o Ciudad de Luz por los devotos, un término que expresa el prestigio de un centro con numerosos templos y ashrams en donde los que buscan entender el enigma de la existencia pueden venir  en busca de respuestas.
[2] La mezquita Alamgir, la más pequeña de todas las de Aurangzeb, se erigió sobre un templo de los Marathas dedicado a Visnú.