18 de septiembre de 2013

La literatura en el Egipto del Reino Medio y Nuevo

Fragmento 125 del famoso Libro de los Muertos


Durante el Reino Medio se escribía y hablaba el Egipcio Medio o Clásico, descendiente del Antiguo del Reino Antiguo. El Egipcio Medio es una lengua sobre todo literaria, de carácter sintético, que ayudaría a evolucionar la lengua egipcia hacia una lengua analítica. Como lengua hablada dejó de usarse ya en el Segundo Período Intermedio.
La literatura religiosa la conforman los llamados Textos de los Sarcófagos, aparecidos ya en el Primer Período Intermedio. Son un conjunto de fórmulas religiosas de extracción antigua a las que se les sumaron textos de diferentes procedencias y composición reciente. Además, existió una literatura mitológica en forma de relatos como el Cuento de Horus y Set. La literatura narrativa, por su parte, deriva de las autobiografías de finales del Reino Antiguo. Se dividieron en dos categorías: la Historia de Sinuhé y Narraciones Fantásticas. Estas últimas fueron antiguos relatos populares transmitidos oralmente hasta que en el Reino Medio se fijaron por escrito. Se destacan el Cuento del Náufrago, Historias del Rey Queope y Los Magos, así como las Historias del papiro Westcar. La literatura política es de tinte pesimista y de corte optimista. Se destacan las Enseñanzas de Amanemes I para su hijo Sesostris I; El Diálogo del Desengañado; Lamentaciones de Jajeperreseneb; y Canto del Arpista, en cuanto a las obras de tinte pesimista, e Instrucciones Lealistas de Ptahemdyehuti, Profecía de Neferti, Kemit y Aleccionamiento de Áctoes (sátira de los oficios), entre las optimistas.
Hasta la Dinastía XVIII la lengua escrita fue el Egipcio Clásico, lengua del Reino Medio. No obstante, la lengua hablada era ya el neo egipcio, evolución analítica del estado sintético de la lengua clásica. Este se impone a partir del período amarniense, siendo usado en textos populares administrativos y cotidianos, en tanto que el egipcio clásico quedó reservado a las inscripciones monumentales y los textos religiosos.
Se destacan en este momento las biografías, los anales reales y la obra denominada Aleccionamiento de Anii, ejercicio de literatura sapiencial. En la literatura neoegipcia se hacen referentes, esencialmente, los cuentos (Cuento de los Dos Hermanos, La Toma de Jope, El Príncipe Predestinado, La Disputa entre Horus y Set, Las Desventuras de Unamón, y otros), la épica (Poema de Pentaur), la literatura escolar y la sapiencial (Aleccionamiento de Amenope). Ahora, también se documenta un género particularmente egipcio, propio de la etapa ramésida: la poesía amatoria.

Prof. Dr. Julio López Saco
UCV-UCAB