3 de diciembre de 2012

Arte y religión en la antigüedad India III: el templo Kedarnath

PUERTA DE MADERA ESCULPIDA DEL TEMPLO KEDARNATH. GANESHA, ASOCIADO CON LO AUSPICIOSO Y LA PROSPERIDAD, PRESIDE LA ENTRADA


Diseminados a lo largo de India se encuentran doce jyotirlingams, santuarios sagrados de Shiva. Al sur de la península se encuentra Rameshwaran, mientras kedarnath es el que se ubica más al norte. En el estado himalayo de Uttarakhand se hallan cuatro dhams o santuarios sacros que hoy se consideran de visita obligada para los peregrinos hindúes. Son Yamunotri, Gangotri, Badrinath y Kedarnath.
El pequeño santuario de Kedarnath está ubicado a más de 3500 metros de altitud, ejerciendo de evidente conexión entre el hinduismo y las montañas, moradas míticas de muchas deidades. El pequeño templo es una mezcla estructural entre el Nagara del norte de India y el estilo arquitectónico Katyuri de las colinas. Su principal objeto de adoración es un lingam cónico, símbolo fálico de Shiva, aunque hay otras deidades presentes, como Parvati, Ganesha, parientes de Shiva, Krishna, con los cinco Pandavas, su esposa y madre, y Visnú, que fue instalado por el Shankaracharya[1]. El santuario está protegido por el toro Nandi, vehículo zoomórfico de Shiva. Muchos pandas, brahmines que actúan como mediadores entre los sacerdotes y los peregrinos, son los encargados de facilitar la realización de rituales de adoración. Se puede tocar el lingam e, incluso, bañarlo con mantequilla clarificada. La ruta de peregrinaje comienza desde la aldea de Gaurikund, considerada lugar del nacimiento mítico de Parvati.
Los hermanos Pandava del Mahabharata se asocian con Kedarnath. La leyenda cuenta como cinco de ellos fueron absueltos allí de sus pecados cometidos durante la sangrienta y mítica batalla de Kurukshetra, en la que diezmaron los miembros de su propio clan. Los hermanos fueron en busca de Shiva para rogarle perdón. El dios tomó la forma de un toro y se mezcló con los rebaños en Kedarnath. Sin embargo, Bhima, el más fuerte de los hermanos le reconoció, y Shiva les encomendó que levantasen allí un templo en su honor.

Prof. Dr. Julio López Saco 
UCV-UCAB. Escuela de Historia, UCV


[1] Santo hindú del siglo XVIII.