11 de diciembre de 2008

Arqueología de Norteamérica VI




La primera imagen corresponde a una cabeza-trofeo, hallada en Pandukah, Kentucky. Presenta ojos cerrados y una estrella en la frente. Implica el especial valor de a muerte como tema familiar en el culto de las culturas del sur de EE.UU. Las cabezas-trofeo están vinculadas con la idea de que el alma habita la cabeza de los seres humanos, lo que significa que se puede “capturar” el alma de otra persona cortándole la cabeza y sometiéndola a ciertos ritos. La segunda imagen es una paleta pétrea grabada, de la cultura Missisipiense medio, hallada en el yacimiento de Moundville, Alabama. Vemos dos serpientes de cascabel con cuernos que se encuentran entrelazadas, enmarcando el símbolo de una mano con un ojo en su interior, un posible símbolo cósmico. La mano parece ser más que un símbolo de identidad. La última imagen corresponde a una pantalla con oso femenino que representa el linaje de jefes Tlingit, que tienen el titulo hereditario de “los que sacuden”. El mito cuenta que un ancestro del linaje se casó con un oso y tuvieron descendencia. Sin embargo, fue muerto por los cachorros de la osa cuando dejó de visitar a su familia humana. El oso se vincula con los ritos chamánicos de curación. Su representación, “estilo rayos X”, se puede retrotraer al paleolítico (lo que supondría que los animales pueden restaurarse a la vida desde partes vitales del cuerpo). Es de la primera mitad del siglo XIX. La abertura de la parte inferior, que correspondería a la vagina de la osa, permitía el acceso a la estancia sacra en la parte de atrás de la casa del jefe de la tribu, entrada simbólica al mundo sobrenatural, en una especie de proceso iniciático.
Prof. Julio López Saco