16 de diciembre de 2008

Mitología en Norteamérica X


Esta primera imagen es un sonajero medicinal. Este instrumento representa el Mundo. El mango sería el árbol del mundo (axis mundi) y la calabaza hueca el Cosmos. Las semillas o piedrecillas del interior son los espíritus y almas de los antepasados. Sacudir el sonajero supone, entonces, activar los espíritus, que asisten al chamán para curar las enfermedades. En Siberia se usa el tambor en lugar del sonajero, que más propio de sur y Norteamérica. La segunda imagen es una máscara de chamán que representa un patrón-espíritu femenino. Es Tlingit, de comienzos del siglo XIX. La máscara se usaba en rituales que invocaban al espíritu solicitado. En la parte superior, están espíritus de la tierra agachados; sobre las orejas nutrias terrestres. El chamán accede a poderes espirituales, que luego demuestra al clan: curación, control del tiempo, adivinación, predicciones. Sus poderes dependen de su estrecho vínculo, a través del sueño o visiones extáticas, con los poderes espirituales naturales que nos rodean, y que no solemos ni ver ni siquiera intuir. La máscara es un mecanismo conector ritual que indica la facultad del chamán en ese preciso momento. A través del sapo de la lengua quizá, en este caso, se esté conectando con fuerzas lunares.
Prof. Julio López Saco