26 de febrero de 2014

Aspectos mítico-religiosos de los Juegos Olímpicos de la Grecia antigua

Los más remotos precedentes de estas competiciones deportivas, de homenaje y rituales parecen encontrarse en los juegos honoríficos de carácter aristocrático que recuerda el mito, algunos de carácter funerario, como fueron los celebrados en honor de Patroclo tras ser muerto en batalla por Héctor, tal y como se recoge en la Ilíada, en su capítulo XXIII. Otros juegos míticos relevantes fueron los organizados en honor de Odiseo en el país de los Feacios, según recoge la Odisea en su octavo capítulo, o las ceremonias fúnebres celebradas en homenaje de Anfidamante, el histórico rey de Calcis, en Eubea, reseñadas por Hesíodo, en Trabajos y Días, e Higino en sus Fábulas. Estos actos procuraban conmemorar ciertos acontecimientos notables de carácter socio-político, en numerosas ocasiones el fallecimiento de un líder, príncipe o caudillo. La tradición mítico-literaria atribuye a un personaje de nombre Ífito la organización de los primeros juegos ya institucionalizados. En estas arcaicas contiendas los jóvenes aristócratas y nobles hacían una demostración de sus destrezas, centradas no en sus habilidades militares sino en la representación de la areté, propia de la nobleza de nacimiento. Insertos en el seno del ideal panhelenista y de la unidad de lo griego frente al otro (bárbaro e inculto), tales enfrentamientos agonísticos encuentran su mayor consolidación, desplegando su máxima capacidad de exaltación honorífica. Los concursos olímpicos se dedicaban al héroe Pélope, y por eso se asociaron, desde el principio, al dios Zeus, sus templos y áreas sacras. Antes y durante su realización se llevaban a cabo diversas ceremonias y sacrificios diversos. La relación con los héroes, su vínculo con los valores nobles y aristocráticos, y la expresión de una religiosidad ritual, convierten a estos juegos y competencias en ejemplos de festividades sagradas que deben ser recordadas y reactualizadas cada cierto tiempo.

Prof. Dr. Julio López Saco
UCV, Escuela de Historia. Doctorado en Historia