25 de octubre de 2005

Resumen Congreso Caída del Comunismo I (Alemania y Bulgaria)

Alemania
Julio López Saco

En agosto de 1989 Hungría retiró sus restricciones de frontera con Austria, y en septiembre, más de 13.000 alemanes orientales pudieron emigrar hacia Hungría. A finales de ese año comenzaron a producirse un conjunto de manifestaciones masivas en contra del gobierno comunista de Alemania Oriental. El líder de la República Democrática Alemana, Erich Honecker, acabó renunciando el 18 de octubre, siendo reemplazado por Egon Krenz pocos días más tarde. En una conferencia de prensa, Günter Schabowski anunció que todas las restricciones habían sido retiradas, y decenas de miles de personas fueron inmediatamente al muro de Berlín donde los guardas fronterizos abrieron los puntos de acceso permitiendo el paso. El 9 de noviembre se considera, por lo tanto, como el día en el que cayó la ominosa pared. Escasamente un año después, en octubre de 1990, el régimen comunista de la RDA había periclitado y la antigua Alemania Oriental pasó a formar parte de la RFA, por lo que el país volvió a ser una nación unida.
Bulgaria

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Bulgaria cayó dentro de la esfera de influencia de la Unión Soviética y se convirtió en una república popular. Dirigido por el PCB, el estado búlgaro adoptó el modelo económico-social de la Unión Soviética. Se emprendió una industrialización acelerada, sin considerar la falta de materias primas y de preparación técnica de la mano de obra, mientras en el campo se impuso la colectivización forzada. En 1980 el Comité Central del PCB sustituyó a Zhivkov en el cargo de secretario general, que había ocupado durante 35 años, por Petur Mladenov, considerado un partidario de la liberalización del régimen. En diciembre de ese año, Mladenov sustituyó también a Zhivkov como presidente del Consejo de Estado. La Asamblea Nacional levantó la prohibición de efectuar manifestaciones antigubernamentales y otorgó una amnistía para los detenidos, lo que conllevó un aumento de las manifestaciones que exigían reformas y elecciones. La presión social forzó, finalmente, la enmienda de la Constitución y la introducción de una ley electoral que permitiera la realización de elecciones. En julio de 1991 fue aprobada la nueva Constitución, que estableció un sistema parlamentario, y consagró la inviolabilidad de la propiedad privada y la libertad de opinión. Bulgaria acabó uniéndose a la OTAN en 2004, mientras que su adhesión a la Unión Europea está programada para enero de 2007.