5 de enero de 2010

El arte en la antigüedad china I. Jades y bronces

El jade, piedra venerada desde tiempos muy arcaicos, se relaciona en la escritura china con significados que connotan belleza, valor, poderío y riqueza. Su relevancia fue tan grande que sus propiedades fueron imbricadas por Confucio con valores y virtudes humanas. La humanidad, la integridad moral, la justicia, sabiduría y la perseverancia representaban la luminosidad, el agradable sonido, la pureza, dureza y durabilidad del jade. Los primeros adornos hechos con este material pertenecen a la cultura Liangzhu, en Zhejiang. Se trata de colgantes y pendientes datados en el V milenio a.n.e. Estas piezas, símbolos del poder político y espiritual, solían presentarse en forma de discos planos con un agujero en el medio (bi) y de objetos tubulares huecos en los que la forma cuadrada y circular se asociaban (cong). Entre las poblaciones pertenecientes a la cultura Hongshan (3500-2500 a.n.e.), en la provincia de Liaoning, se usaban jades muy realistas, con formas de diversos animales, como tortugas, pájaros y cigarras, además de los particulares dragones con cabeza de cerdo, en forma de la letra C. Los restos hallados en la cultura del bronce de Sanxingdui (hacia 1200-1000 a.n.e.), incluyen hojas ceremoniales de jade. En la dinastía Zhou el jade empezó a emplearse en el recubrimiento de los cadáveres de algunos notables fallecidos, en forma de pequeñas plaquitas unidas entre sí con hilos dorados, así como en el ornato de la parte delantera de los ropajes ceremoniales. Sólo con posterioridad (de la dinastía Han en adelante), el jade sería utilizado en la elaboración de piezas de joyería.
Con posterioridad a los jades encontramos los trabajos en bronce, en concreto el vaciado de bronces. Los elevados costes de la materia prima necesaria y del imprescindible trabajo para la creación de piezas de bronce, convirtió a los objetos broncíneos en símbolos de riqueza, de poder y de estatus social, hecho que motivó que, paulatinamente, los bronces fuesen sustituyendo a las piezas de jade en los rituales y los enterramientos. Personajes nobles y la realeza utilizaban los bronces en ceremonias sacras para realizar ofrendas de alimentos y de vino a los antepasados y demás espíritus. No obstante, el bronce también se empleó en la fabricación de armas, como se constata en la etapa Shang, lo que facilitaba el control social de la elite gobernante. Algunos estados que rivalizaban con el clan gobernante Zhou, en particular en época de Zhou del Este, emplearon, así mismo, los objetos de bronce como emblemas de señorío, como marcas distintivas de clan. Algunos de los bronces con formas más peculiares aparecieron en Sanxingdui, en la provincia de Sichuan. Se trata de bustos de tamaño natural, en forma de máscaras, que presentan grandes ojos saltones, y cuya finalidad ritual no se conoce.
Prof. Dr. Julio López Saco